Cerdeña, una isla con encanto

Uno de los aspectos que distinguen a la bella isla de Cerdeña de entre otros lugares turísticos, es que ha sabido mantener su encanto, huyendo de las grandes aglomeraciones de turistas y manteniendo casi intacta su personalidad. Que Cerdeña es especial es algo que se nota desde que aterrizas. El aeropuerto de Alghero es un aeropuerto pequeño, con poco trasiego de personas y cuando sales de la terminal no hay millones de taxis esperándote, sino sólo unos pocos, como si la isla en realidad no estuviera esperando a los turistas.

 

Sus bellas playas, los espectaculares paisajes naturales y sus pueblos con encanto son los principales atractivos de la

La Saline
La Saline

isla. A diferencia de otros lugares que han intentado sacar el máximo partido posible al interés de los turistas creando nuevos espacios como campos de golf, centros comerciales, etc. Cerdeña ha sabido mantenerse al margen de esa vorágine de turismo descontrolado y ha apostado por seguir siendo ella misma, natural y sin artificios.

Uno de los pocos cambios que se han producido en la isla es el de Porto Cervo, ahora convertido en un puerto deportivo y base de operaciones de la jet set. Rodeado de restaurantes y discotecas muy exclusivas a las que no puede entrar cualquiera.

Cerdeña es conocida a nivel mundial por sus playas, pero en realidad es mucho más que eso. Es también un rincón perfecto para los amantes del deporte, con un gran número de puntos de interés para practicar escalada, submarinismo, senderismo o para montar a caballo.

La isla cuenta con importantes opciones de ocio para aquellos que quieren divertirse, pero es sobre todo un lugar para el descanso. Donde familias, parejas y personas que viajan solas pueden disfrutar por igual del bello entorno que las rodea.

Cerdeña es además cultura e Historia. Esta isla ha estado habitada desde hace cientos de años y por sus tierras han pasado culturas muy diversas que han dejado en ella increíbles muestras de su presencia.

Esta isla destaca por muchas cosas, pero también por el carácter de sus habitantes. Los sardos aman su tierra y son realmente hospitalarios. El tipo de turismo que se lleva a cabo en esta zona ha permitido que no se hayan hastiado de los visitantes extranjeros. Conocerlos a ellos, su cultura, su gastronomía y su hogar, es una experiencia realmente inolvidable.

Alghero
Calles de Alghero

 

Deja un comentario